martes, 9 de agosto de 2016

La Sinagoga Sefardí de Bevis Marks en Londres

En la City de Londres, muy cerca de la antigua muralla romana, a escasos metros del imponente rascacielos del 30 de St. Mary Axe (conocido como "The Gherkin", el pepinillo) y a unos 10 minutos andando de la Torre de Londres, se encuentra la sinagoga más antigua del Reino Unido, conocida como Bevis Marks Sinagogue, siendo su nombre auténtico Kahal Kadosh Shaar Asamaim, La Santa Congregación de las Puertas del Cielo, de afiliación ortodoxa y rito sefardí.

Fundada en 1701, es la única en Europa que celebra servicios ininterrumpidamente desde hace más de 300 años.


Entrance to Bevis Marks Synagogue - geograph.org.uk - 1229870
Acceso a la Sinagoga de Bevis Marks

Cuesta un poquito encontrarla, de hecho parece estar escondida ya que se encuentra en realidad en una especie de patio interior. Para acceder a ella hay que pasar unos soportales y franquear una verja que está abierta sólo a determinadas horas. La visita merece la pena. Se trata de un edificio de apariencia exterior sobria pero que, una vez en su interior, deslumbra con su noble y solemne aspecto.

Vista exterior de la Sinagoga

Está incluido en el Statutory List of Buildings of Special Architectural or Historic Interest (Listado de Edificios de Especial Interés Arquitectónico o Histórico) con el Grado I, el de Edificios de Interés Excepcional, la misma categoría que tienen, por ejemplo, la Abadía de Westminster o el Palacio de Buckingham.

La presencia judía en Inglaterra

Al contrario de lo que ocurre en el continente, no existen registros de la existencia de poblaciones judías en las islas durante la dominación romana. La primera noticia que se tiene al respecto es posterior a la conquista Normanda en el 1066. El rey Guillermo el Conquistador, invitó a un grupo de financieros judíos de Rouen a asentarse en Inglaterra, donde prosperaron como prestamistas. 

Pero una vez más, se repite la historia: el incremento progresivo de las deudas de la nobleza con los judíos y los prejuicios de la población nativa hacia sus costumbres, hacen que sean expulsados del reino en el año 1290, no teniéndose más noticia de ellos hasta que en 1656 el Rabino Menasseh ben Israel, de Amsterdam, visita Inglaterra para tratar de persuadir al Gobierno de Oliver Cromwell de que permitiera a los judios asentarse de nuevo allí. Allí se encuentra con la oposición de los comerciantes establecidos en la ciudad, que no desean vérselas con una nueva y potente competencia.

Cromwell, del todo favorable a su petición, busca un subterfugio legal: al ser la Escritura de Expulsión de 1290 un Real Decreto y dado que la monarquía está por aquel entonces abolida (Cromwell mandó decapital al rey Carlos I), considera que carece de vigencia, por lo que pacta la tolerancia al culto judío a cambio de discrección por parte de la comunidad.

Estando así las cosas, el primer punto de reunión para el culto se sitúa en un edificio cercano a su posterior  ubicación definitiva, en la esquina entre Creechurch Lane y Bury Street, estando activo entre 1657 y 1701.

Placa conmemorativa de la Sinagoga provisional de 1657
En 1660, Carlos II restaura la monarquía en Inglaterra, pero lejos de revocar la tolerancia hacia los judíos, la reafirma agradeciendo así el apoyo recibido por financieros judíos durante su exilio, concediéndoles en 1664 libertades de las que carecían los cristianos no anglicanos.

Los primeros miembros de la comunidad de Bevis Marks proceden en parte de criptojudíos locales, pero en su mayoría son sefardíes españoles y portugueses venidos desde Holanda, y con posterioridad, directamente de la península. Entre ellos hay comerciantes y prestamistas enriquecidos, que prosperan rápidamente en su nuevo asentamiento.

Con el tiempo, los sefardíes ayudan a otras comunidades askenazis refugiadas, provenientes principalmente del Este de Europa, pero durante mucho tiempo, la población mayoritaria y más poderosa sigue siendo la sefardí. Destacan apellidos como el del financiero y filántropo Montefiori, Disraeli, padre del futuro primer ministro Benjamín Disraeli, Lindo, Da Costa, Mocatta, conocido mecenas, etc.

A principios del siglo XX, con la caida del Imperio Otomano, llega a Londres una nueva oleada de judíos sefardíes que, ayudados por la congregación de Bevis Marks, se construyen su propia sinagoga en Hollands Park, siéndo ésta la que mantiene vivo el uso del ladino entre sus miembros. Actualmente hay una decena de sinagogas sefardíes en Gran Bretaña, la mayoría en Londres, pero se sigue considerando Bevis Marks como la principal de todas.

El edificio

El edificio fue construído justo después del pavoroso incendio que destruyó Londres en 1666. El rey encomendó al arquitecto Sir Christopher Wren la reconstrucción de la ciudad, planeandose en un principio un nuevo y moderno trazado de calles amplias, que finalmente fué rechazado, por lo que la actual city de Londres sigue conservando su curioso trazado medieval de calles estrechas que contrastan con los vetustos edificios de piedra y ladrillo (y en la actualidad también, enormes rascacielos de acero y cristal).

La nueva Sinagoga, al igual que el resto de construcciones de la zona, fué erigida con piedra y ladrillo marrón, copiando el modelo de la Sinagoga Portuguesa de Amsterdam . Su trazado es rectangular y presenta enormes vidrieras que la dotan de luz natural, y que desde el exterior le dan un aspecto de iglesia sin torre, con pocas concesiones a lo superfluo. Discrección ante todo, parece ser el leitmotiv del edificio, dadas las circunstancias.

El interior es otro cantar. Del techo cuelgan siete enormes candelabros dorados, que representan los días de la semana, con uno de mayor dimensión que el resto, el que corresponde al sabbath.

Interior de la Sinagoga Sefardí de Bevis Marks
En la fotografía, se puede apreciar un lateral de la tribuna del primer piso, en la que asisten las mujeres al oficio separadas de los hombres, que lo hacen en la planta baja, la Bimah, o tribuna elevada, desde la que el rabino lee la Torah, el Hejal o Arón Ha-Kodesh, en el que se guardan los rollos de la Torah, situado justo enfrente, y los bancos de roble, alineados a lo largo del pasillo central que recorren las sagradas escrituras en cada oficio, desde el arca en que se guardan bajo llave, hasta la tribuna y viceversa.

Todo el mobiliario data de 1701, salvo algunos bancos más pequeños sin respaldo, que provienen de la sinagoga provisional de 1657, y todo está en uso desde entonces.

En 1886 se consideró por parte de la comunidad la posibilidad de demolerla y vender el terreno ante un descenso de afluencia de fieles, que se habían ido desplazando hacia otros barrios, pero afortunadamente, fue rechazada. En 1992 y 1993 el IRA realiza sendos atentados en la City de Londres, sufriendo el edificio grandes daños que requirieron una extensa rehabilitación. 

O dejo un enlace con la web de la Sinagoga de Bevis Marks, en la que se puede ampliar información y consultar el horario de apertura. Es muy recomendable hacer la visita guiada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada