lunes, 30 de diciembre de 2013

Tudela

Tudela es la segunda ciudad en importancia de la Comunidad Foral de Navarra, tras Pamplona y su Cuenca. Situada a orillas del Ebro, y capital de la comarca de La Ribera, aunque se han identificado restos arqueológicos en todo el término desde la prehistoria, fue fundada como tal por los conquistadores árabes en el año 797, constituyéndose en el principal paso del río Ebro hasta Zaragoza.

Es famosa en toda España por su fértil huerta de la que se obtienen todo tipo de verduras y hortalizas de primera calidad. Actualmente está hermanada con la ciudad israelita de Tiberiades. 

Plaza de los Fueros

Desde el principio, la población de Tudela fue muy heterogénea, cristiana, judía y musulmana. Durante cuatro siglos, las tres comunidades convivieron pacíficamente, dando lugar a un entorno en el que floreció la cultura y se significan importantes personajes e intelectuales. En 1119, es conquistada por el rey aragonés Alfonso I El Batallador, pasando finalmente a quedar incluida en la corona de Navarra. 

En 1512, Tudela es la última plaza navarra que cae a manos de Fernando el Católico, aunque en 1516, muerto el rey, se rebela toda Navarra. Como represalia, el Cardenal Cisneros, regente del reino, ordena destruir todas las murallas y fortalezas del antiguo reino, incluida Tudela, orden que ejecuta finalmente Carlos I en 1521 tras una segunda sublevación.

La ciudad tiene algunas iglesias interesantes que abarcan diferentes estilos, desde el románico hasta el barroco. Entre las primeras, destaca la Iglesia de la Magdalena, del siglo XII.

Iglesia de la Magdalena
Sin duda el edificio religioso más importante y especial es la Catedral de Santa María la Blanca, también del siglo XII, que alberga en su interior los tres templos de las tres religiones que convivieron en la ciudad. Se accede a visitarla por el anejo Palacio Decanal.

Está construida sobre la Mezquita Mayor, del siglo IX, de la que aprovecha parte de la cimentación, y cuyos restos, así como numerosas piezas arqueológicas se pueden visitar en el interior del recinto. Era ésta una mezquita de la época califal, con el mihrab orientado hacia Córdoba, y no a la Meca, y de cuya Mezquita Aljama se cree que era una réplica reducida, ya que era en aquel tiempo el modelo de referencia a seguir.

Pero no acaba aquí la singularidad del edificio, pues desde el interior del precioso claustro románico de la Catedral se puede acceder a la Capilla de San Dionis, de estilo mudéjar, la que se considera antigua Sinagoga Vétula de Tudela, con la típica tribuna superior desde la que las mujeres presenciaban los oficios. Existe cierta controversia con esta atribución, pues se trataría de un caso muy llamativo el que una catedral cristiana albergara en su interior una sinagoga.

Capilla de San Dionis

Fuera o no sinagoga, en esta capilla se encuentran, además de distintos objetos relacionados con el culto judío, varios interesantes facsímiles de la Biblia Kennicot, la Biblia de Alba o la Haggadah de Sarajevo, así como una reproducción de la famosa "Manta" de la cual ya se hizo eco este blog.

Actualmente el claustro se encuentra en proceso de restauración, por lo que desgraciadamente no se puede visitar en unos cuantos años.

Las dos juderías

Tudela tuvo una morería y dos juderías: la Judería Vétula (o judería vieja) y la Judería Nueva.

La primera estuvo situada entre la Mezquita y el río Queiles, donde se encontraba la antigua muralla árabe, siendo la calle San Julián su eje principal. El río está actualmente abovedado y señalizado con un curioso azulejado en el pavimento. Aunque el estado del conservación del barrio no es muy bueno, se pueden encontrar algunos rincones pintorescos y la llamada Casa Judía


Cauce del río Queiles


Casa Judía


Calle del Portal

Calle Benjamín de Tudela

La Judería Nueva fue mandada construir en 1170 por el rey Sancho VI el Sabio, entorno al castillo árabe que dominaba la ciudad, para ofrecer una mayor protección a la aljama. Corresponde con el actual barrio de San Miguel y convivió durante algún tiempo con la vieja. El trazado de las calles es sinuoso y empinado y al igual que ocurre con la Vétula, el aspecto del barrio es bastante mejorable.

Calle de la Judería Nueva
La población judía de Tudela, que fue siempre muy numerosa, la mayor de todo el reino, aumentó a partir del decreto de expulsión de 1492 con gentes procedentes de las regiones vecinas, hasta que en 1498, la orden se hizo extensiva a Navarra, produciéndose entonces un gran número de conversiones, en su mayoría fingidas. A partir de entonces, la resistencia tudelana al Santo Oficio fue muy llamativa.

Hace apenas treinta años se descubrió en las afueras de la ciudad, en un paraje llamado El Palenque, restos de lo que sería una necrópolis judía de los siglos XII al XIV.

La Escuela Rabínica de Tudela

La importancia histórica de la aljama de Tudela estriba sobre todo en que se constituyó en un gran centro cultural gracias a su renombrada Escuela Rabínica y al un gran número de sabios y personajes importantes nacidos en la ciudad y/o relacionados con ella: Abraham ibn Ezra, Yehuda ha Leví, Benjamín de Tudela, Abraham AbulafiaShem Tob ben Isaac, etc. Todos ellos merecen su propia entrada en este blog.

jueves, 26 de diciembre de 2013

Caminos de Sefarad - Red de Juderías de España

Caminos de Sefarad es una iniciativa de la Red de Juderías de España con la colaboración de Google, que ofrece al internauta una web con información multimedia e interactiva sobre la huella y el legado sefardí en España.

La web se estructura en dos subapartados:
  • Planos interactivos: siguiendo el modo de funcionamiento de la conocida herramienta de información geográfica Google Maps, se nos presenta un mapa de la península en el que se señalan las ciudades pertenecientes a la Red de Juderías. Si clicamos en alguna de ellas, se nos amplía un plano de la ciudad en el que aparecen a su vez indicados los principales puntos de interés, con una información contextual completísima, así como un panel izquierdo en el que se describe la historia judía de la ciudad


  • Cronología: representa una línea temporal que abarca más de 900 años de historia, destacando hechos y personajes relevantes en la historia de los judíos españoles

Ambas herramientas están interconectadas, formando un conjunto espléndido y muy fácil de usar, para conocer el pasado de Sefarad y también para planificar una visita cultural sin que se nos pase por alto nada importante.

Si bien no están todas las que son, por no pertenecer algunas a la Red, sí que son todas las que están.

domingo, 22 de diciembre de 2013

Mazapán, dulce... ¿navideño?

Nos encontramos ya en plenas celebraciones de la Navidad cristiana, fiestas que se caracterizan tanto para creyentes como no creyentes por las numerosas reuniones con familiares y amigos en las que se  come hasta reventar.

Pues bien, uno de los productos navideños por excelencia en estos días en las mesas españolas es el mazapán, principalmente presentado en forma de pequeñas figuritas o de trenza. Se elabora a partir de una masa con el 50% de almendra molida y el otro 50% de azucar glass, a la que se le añade vainilla en polvo o agua de azahar y una o varias yemas de huevo, según la receta.

El origen del mazapán se remonta a la época del dominio árabe de la península y se cree que su origen es oriental. Tanto cristianos como musulmanes lo consumían (y lo consumen) y también los judíos, pues sus ingredientes son kosher, acordes con la ley judía.

En particular, para los judíos sefardíes el mazapán es un postre típico de Pascua y Purim, pero también es habitual entregar a los invitados a una boda o a una circuncisión pequeños paquetitos con dulces, entre los cuales el principal es el mazapán.

En España son muy célebres los mazapanes de Toledo, no por casualidad una de las principales ciudades judías de Sefarad, en donde se siguen fabricando como uno de los productos gastronómicos más típicos y en donde se consumen en cualquier época del año y con motivo de cualquier festividad. Por otra parte, el ingrediente principal de otros conocidos postres como el Pan de Cádiz y los Huesos de santo es la masa de mazapán.

Existen variantes sudamericanas con cacahuete, anacardo y otros frutos secos, pero el genuino sigue siendo el de almendra.

Aquí os dejo un video que explica paso a paso la elaboración de figuritas de mazapán. Yo le añado un poco de agua de azahar:


¿Os atrevéis a intentarlo? En cualquier caso... ¡felices fiestas!.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Entre líneas (I): El collar de la Paloma de Ibn Hazem de Córdoba

El collar de la paloma o Tratado sobre el amor y los amantes, es el título de un bellísimo ensayo escrito por Ibn Hazm de Córdoba, dedicado a la descripción exhaustiva del amor y sus diversas manifestaciones. Al mismo tiempo, se puede considerar un diwan o colección de poemas, ya que el texto en prosa se encuentra salpicado de composiciones líricas.

Según el propio autor declara en el prólogo, lo redacta en su exilio en Játiva como respuesta a la petición de un amigo:
Me has pedido, Dios te honre, que componga para tí una risala en la que pinte el amor, sus aspectos, causas y accidentes y cuanto en él o por él acaece; y que esto lo haga con veracidad, sin desmesura ni minucia, sino declarando lo que se me ocurra tocante a cómo es y a cómo se presenta, hasta donde llegue mi memoria y mi capacidad de recordar
Ibn Hazm, filósofo, teólogo y poeta andalusí, polemista incansable, nació en la provincia de Huelva, en el 994, en la época dorada del Califato de Córdoba. Creció y recibió una exquisita educación en la corte de Medina Azahara en la que su padre (de ascendencia muladí) era un alto funcionario para, pocos años después, ser testigo directo de la decadencia y la ruina del califato. El propio autor participó en intrigas palaciegas y en las terribles guerras intestinas que acabaron por destruir la paz y la prosperidad de toda una época y de la ciudad de Córdoba en particular. Pasó la mayor parte de su vida exiliado y perseguido por su irreductible legitimismo omeya frente a los invasores almorávides.

Se trata de una obra llena de nostalgia, que retrata a base de poemas, chascarrillos de alcoba y sesudas tesis filosóficas que oscilan entre el amor sensual y el amor udrí, la vida refinada y exquisita en la corte omeya y los accidentes del amor que afectan, según el autor, a individuos de toda clase y condición:
No está reprobado por la fe ni vedado en la santa Ley, por cuanto los corazones se hallan en manos de Dios Honrado y Poderoso, y buena prueba de ello es que, entre los amantes, se cuentan califas y rectos imanes.
Entre sus treinta capítulos, podemos encontrar los siguientes títulos: Sobre la esencia del amor, Sobre el que se enamora en sueños, Sobre la correspondencia amorosa, Sobre la guarda del secreto, Sobre la lealtad, Sobre la traición, Sobre la ruptura, Sobre el olvido, Sobre la excelencia de la castidad...

Ha llegado a nuestros días tras haber sufrido podas por la censura, por lo que no sabremos como sería originalmente, y aún así es una obra magnífica que suministra una gran cantidad de detalles sobre costumbres y personajes históricos de la Córdoba Omeya.

La influencia de El collar de la paloma en obras posteriores tanto cristianas como árabes ha quedado suficientemente demostrada en diversos estudios y análisis.

Los judios en El collar de la paloma

Siendo este libro una fuente excelente para asomarnos a la realidad cotidiana andalusí, podemos encontrar en él referencias a lo judio.

En el capítulo Sobre las señales del amor, entre disertaciones inspiradas en el concepto del amor platónico, se halla el siguiente pasaje:
Tiene el amor señales que persigue el hombre avisado y que puede llegar a descubrir un observador inteligente.
 Es la primera de todas, la insistencia de la mirada, porque es el ojo puerta abierta del alma, que deja ver sus interioridades, revela su intimidad y delata sus secretos....
 Una vez, en Almería, estaba yo de visita sentado en corro, en la tienda de Isma’il ib Yunus, el médico judío, que era ducho en el arte fisiognómica y muy perito en ella, cuando Muxahid ibn al-Husayn al-Qaysi le dijo, señalando a un hombre, llamado Hatim Abu-l-Baqa’, que pasaba frente a nosotros: “¿Qué dices de ese?” Isma’il lo miró un momento y luego dijo: “Que es un enamorado” “Acertaste, dijo Muxahid; pero ¿cómo lo sabes?” “No más, contestó, que por la excesiva abstracción que lleva pintada en el semblante, para no hablar de sus otros ademanes. He deducido que se trata de un enamorado, sin que haya lugar a dudas.”.
Illustration of medieval Arab doctor treating a patient by cauterizing a woundVemos reflejado en esta cita a un personaje bastante habitual en la realidad medieval andalusí: el médico judío, como referente de persona culta y sabia en la que se confía la salud física e incluso espiritual.

Más adelante, y en el mismo capítulo, declara el autor:
En el libro primero de la Tora [Gen. XXX] he leído que, por los días en que el profeta Jacob (¡sobre él sea la bendición!) apacentaba el ganado de su tío paterno Labán,....
La Biblia es un libro sagrado también para los musulmanes, pero el término Torá es específicamente el nombre judío que reciben los cinco primeros libros de la Biblia (para los cristianos, el Pentateuco).

¿Quiere esto decir que el autor estudió la religión judía en sus fuentes? Con toda seguridad, debido no sólo al ambiente de permeabilidad cultural interreligiosa, sino sobre todo porque entre las numerosas obras de Ibn Hazm se encuentra la Historia critica de las ideas religiosas, considerado como el primer tratado de historia comparada de las religiones.

En época posterior a la de la creación de este libro, fue muy notoria la terrible polémica mantenida entre Ibn Hazm y Samuel ibn Negrella, judío y visir del rey zirí de Granada, a cuenta de un opúsculo que éste último compuso como crítica al Corán, y que fue contestado virulentamente por Ibn Hazm.

En todo caso, me permito recomendar encarecidamente la lectura de este maravilloso libro, uno de mis favoritos. Es una autentica delicia.

sábado, 14 de diciembre de 2013

La Haggadah de Sarajevo

Haggadah  en hebreo significa literalmente leyenda. Una Haggadah de Pesaj en particular, es una compilación de narraciones acerca del éxodo del pueblo judío, que suelen leerse en la noche de Seder, la primera de la Pascua Judía, dentro del ámbito doméstico y familiar.

La Haggadah de Pesaj de Sarajevo,  es un manuscrito iluminado, creado en Barcelona, ​​entorno al año 1350. Se trata de un documento único, escrito a mano en piel de becerro blanqueada, e iluminado en cobre y oro. Se cree que pudo ser un regalo de boda entre miembros de dos prominentes familias, ya que aparecen sendos escudos de armas en una esquina . 

Comienza con 34 magníficas páginas de ilustraciones de escenas clave de la Biblia, desde la creación hasta la muerte de Moisés. Sus páginas están manchadas de vino, lo que revela su uso habitual en los Seder de Pascua.


La azarosa historia de este libro es increible, daría para una novela, y su buen estado de conservación milagroso, debido a los terribles vaivenes a los que ha estado sometido.

Posiblemente fuera sacado de España por sefardíes expulsados en 1492. Las notas en los márgenes de la Haggadah indican que estuvo en Italia en el siglo XVI . Posteriormente, fue vendido al Museo Nacional en Sarajevo en 1894. Durante la Segunda Guerra Mundial , el manuscrito fue escondido de los nazis bajo las tablas del suelo  de una mezquita.  En 1992, en plena guerra de Bosnia, sobrevivió a un robo, al creer los ladrones que carecía de valor. Después de esto, durante el Cerco de Sarajevo por parte de las fuerzas serbias de Bosnia, permaneció protegido en una bóveda de un banco bajo tierra.

El presidente de Bosnia presentó públicamente el manuscrito en un Seder de la comunidad judía de Sarajevo en 1995, para acallar rumores que hablaban de su venta con el fin de adquirir armamento. En el acto participaron dirigentes musulmanes, católicos y ortodoxos, en lo que fue visto como un gesto de conciliación en una ciudad destruida por la guerra.


Finalmente, el manuscrito fue restaurado a través de una campaña especial financiada por Naciones Unidas y la comunidad judía de Bosnia en 2001, y permanece en exhibición permanente en el Museo Nacional de Bosnia-Herzegovina en Sarajevo, desde diciembre de 2002.

A finales de 2012 el Metropolitan Museum of Art de Nueva York se ofreció custodiar y exhibir el libro por el plazo de tres años para evitar que quedara enclaustrado en un museo en amenaza de cierre por problemas económicos, pero la Comisión para la preservación de los Monumentos Nacionales declinó la oferta, al entender que se trata de mucho más que un libro.

Larga vida a la Haggadah de Sarajevo.

martes, 10 de diciembre de 2013

Ilustres Conversos (II): Luis Vives

Juan Luis Vives
Juan Luis Vives March, humanista y profesor, nace en Valencia, en el seno de una familia conversa acomodada en 1492, el mismo año en que se decretó la expulsión de los judíos por parte de los Reyes Católicos.

Estudió en la universidad de Valencia y en la Sorbona de París, adonde lo mandó su padre tras verse la familia envuelta en un proceso inquisitorial acusados de criptojudaísmo. En 1512 se estableció en Flandes, donde ejerce como  profesor de la Universidad de Lovaina y coincide con Erasmo de Rotterdam, al que le une una estrecha amistad.

Posteriormente, se traslada a la universidad de Oxford en Inglaterra. Allí recibe la terrible noticia de la muerte de su padre, condenado a la hoguera por la Inquisición, y de que su madre, ya fallecida, había sido desenterrada y quemado su cadáver. Muy afectado anímicamente, nunca más volvió a España, por temor al Santo Oficio.

En Inglaterra, lo mismo que su amigo Tomás Moro, se alinea a favor de la reina Catalina de Aragón y en contra del divorcio del rey Enrique VIII, lo que le llevó a tener que huir de Inglaterra y regresar a Flandes en 1528.

En cuanto a su pensamiento, éste se basa en la ética platónica y estoica. Destacan en su obra, sobre todo, una visión universalista en filosofía y teología, su labor renovadora en materia pedagógica y un marcado pacifismo europeísta en materia política.

Tuvo una enorme influencia sobre la Europa del Renacimiento, pues se encargó en Flandes de la educación de la élite nobiliaria llamada a ocupar puestos de responsabilidad en el reinado de Carlos V. También inspiró diferentes aspectos tanto del movimiento de la Reforma protestante como del de la Contrareforma católica. 

Entre sus abundantes obras cabe destacar los tratados Del socorro de los pobres, Sobre el alma y la vida  y Sobre la verdadera fe cristiana

viernes, 6 de diciembre de 2013

Los judíos en Al-Ándalus

En el año 711 d.C., los musulmanes entran en la península ibérica, y en pocos años consiguen dominarla. Los judíos ven esperanzados la nueva situación, pues el poder visigodo les estaba llevando a una situación insostenible, mientras que el islam amparaba a los "pueblos del Libro".

Ciudades recién conquistadas, como Córdoba, Málaga, Granada, Sevilla, y Toledo, fueron puestas bajo el control de sus habitantes judíos, armados por los invasores, quienes de esta manera se vieron libres de seguir avanzando hacia el norte.

Hypostille Hall - La Mezquita - Córdoba
Mezquita de Córdoba
En el nuevo orden que surge tras la llegada de los invasores, judíos y cristianos son equiparados en todo en la dhimmah, ley islámica que protege a los infieles monoteístas y los pone bajo protección, con derechos y deberes diferenciados.

Tienen garantiza la libertad de culto, y si bien están sujetos a impuestos especiales,  se les autoriza a tener sus propios líderes y tribunales que los juzguen conforme a sus leyes y costumbres. Sólo les estaba vedado ejercer oficios que supusieran una autoridad sobre los creyentes musulmanes: el ejército y el funcionariado. Son mayoritariamente comerciantes, prestamistas y artesanos, pero también hay agricultores.

Durante el emirato y el califato Omeya, florecen las aljamas en España como entidades administrativas y las artes y las ciencias se desarrollan en lo que se da en llamar "la edad de oro de cultura judía".

Se registra una fuerte inmigración judía del norte de África y se da incluso el caso de ciudades en las que los judíos son la población mayoritaria, como ocurre por ejemplo en Lucena. La situación se prolonga más allá de la caída del califato, durante los primeros años de los reinos de Taifa.

En este ambiente de bonanza, despuntan algunas figuras judías que alcanzan grandes cotas de poder, a pesar de las teóricas restricciones, como es el caso de Hasday ibn Saprut en Córdoba y Samuel ibn Nagrella en Granada, aunque su preeminencia les hace también atraer grandes rechazos por parte de la población hispano-musulmana.

Tras la caída de Toledo en manos cristianas y la posterior invasión almorávide en 1086, la situación se torna nuevamente difícil para todos, y en particular para los judíos.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Moaxajas y jarchas

La moaxaja es un tipo de poema creado por los poetas de Al-Ándalus durante los siglos IX al XII que contiene un curiosísimo mestizaje de idiomas y estilos, y que se cantaban con acompañamiento instrumental.

Consta de varias estrofas de cinco a siete versos escritos en árabe clásico (o hebreo) y termina con una jarcha o kharja, poemilla mozárabe que remata el discurso lírico. La moaxaja puede versar sobre cualquiera de los temas clásicos de la poesía árabe (el lamento por la muerte de un amigo, panegíricos, sátiras) pero generalmente son de temática amatoria.

Moaxaja en árabe significa adornado con cinturón de doble vuelta, mientras que kharja quiere decir salida. La diferencia entre ambas no sólo estriba en el idioma empleado. La jarcha es de estilo popular, mientras que la moaxaja es culta y refinada. Se piensa que se construían a partir de una cancioncilla preexistente, a la que adornaba con la moaxaja, ajustándo ésta a la medida y la rima de la jarcha. 

Los poetas hispanojudios imitaron éste estilo literario, creando moaxajas en hebreo a partir de las correspondientes jarchas mozárabes o en árabe popular.

Las primeras jarchas fueron identificadas por Semuel Stern, investigador judío en 1948, quien las encontró en el ático de una Sinagoga de El Cairo. Hoy se han documentado unas sesenta,  escritas en aljamía (grafía árabe o hebrea).

Aquí tenéis la traducción de una moaxaja compuesta por Ibn Bāqī de Córdoba, poeta andalusí del siglo XII:

El amor juguetea con mi corazón
que se queja y llora por la pasión.
¡Oh gentes! Mi corazón está prendado,
y es quien ansía amar, desconcertado;
le engaño y es mi llanto, el derramado.

¿Quién te ha enseñado, ¡oh garzón!,
a lanzar miradas que matan a un león?  
En noche oscura, luna llena,
en rama granada, fruta plena,
esbelta cintura y mejilla morena.

Ven, amado mío, a la unión,
para la huida de mí, no hay razón.
Me contestó: mi mejilla es flor venenosa,
mis ojos desenvainan espada filosa.
¡Cuidado, mi unión es peligrosa!

Quien desee atraparle, va a la perdición,
pero yo continúo detrás, con tesón.
Mi corazón engañado se derrite de amor;
su amor entre tinieblas es puro resplandor;
prisionero entre sus manos está todo mi ardor;

No encuentro para la calma ninguna razón,
derramar lágrimas es mi único blasón.

Y la musicalización de la moaxaja "En una noche maravillosa" interpretada por Cálamus:




jueves, 28 de noviembre de 2013

Janucá

El 25 de Kislev del calendario judío, comienzan las celebraciones de Janucá, que se prolongan durante ocho días. Este año esa fecha coincidió con el 28 de Noviembre del calendario gregoriano.

En Janucá se conmemora la derrota infringida por los macabeos a los invasores helenos, acaecida en el siglo II a.C. y la recuperación y purificación del Templo de Jerusalem.  Los griegos pretendían helenizar a la población, obligándoles a abandonar la ley judaica. El Templo fue profanado, con la colocación en él de ídolos griegos y su menorá, apagada.

A partir de ese momento, se desencadenó una rebelión encabezada por Yehuda Macabi, que culminó con la expulsaron a los odiados extranjeros, a pesar de su superioridad numérica.

Cuando tras tres años de lucha los macabeos entraron en el templo, procedieron al encendido de la menorá, y pese a disponer de una pequeña cantidad de aceite para un sólo día, la luz no se apagó hasta transcurridas ocho jornadas, lo cual fue tomado como un milagro.

La celebración recibe también el nombre de Fiesta de las luces, debido a la costumbre conmemorativa de encender progresivamente un candelabro de nueve brazos, la januquía, uno por cada uno de los días, más otro adicional.


Lámparas de Janucá en Casa de Sefarad de Córdoba

La idea central que recorre la celebración es la de la heroicidad espiritual, independencia y lucha del pueblo judío: "Masarta guiborim biad jalashim, verabím beiad meatim" es decir: "Los poderosos se han rendido ante los débiles, y pocos doblegaron a una multitud"


En la Biblia, en el libro de Macabeos I y II aparece la institución de la fiesta:

«Durante ocho días celebraron la dedicación del altar... Entonces Judas y sus hermanos y toda la asamblea de Israel, decidieron que la consagración del nuevo altar se debía celebrar cada año con gozo y alegría durante ocho días, a partir del día veinticinco del mes de kislev» (I Macabeos 4:56-59). 
Aparte del rito de la lámpara de Janucá, también existe la costumbre de comer alimentos fritos en aceite: buñuelos, rosquillas, pastelillos de patata rellenos y también lácteos como queso, nata etc. 

lunes, 25 de noviembre de 2013

Colgar el sambenito

En nuestros días, es común oir la expresión “colgar el sambenito” o “cargar con el sambenito” para hacer referencia a cómo se culpa públicamente a alguien por algo inmerecido, con el correspondiente descrédito. Es una expresión que tiene su origen en época más negra de la  Inquisición española.

En el Quijote ya aparece con el uso que tiene en la actualidad: “¡Ah, señor mío!, dijo a esta sazón la sobrina, advierta vuestra merced que todo eso que dice de los caballeros andantes es fábula y mentira, y sus historias, ya que no las quemasen, merecían que a cada una se le echase un sambenito o alguna señal en que fuese conocida por infame y por gastadora de las buenas costumbres” (Capítulo VI de la 2ª parte)

El sambenito ó saco bendito, de dónde viene el término, era en sus orígenes, una vestimenta que usaban los cristianos primitivos durante la penitencia. Colgaba por el pecho y la espalda a través de una abertura por la que se introducía la cabeza.


Recreación de un sambenito, en la Casa de Sefarad de Córdoba
Desde la Edad Media y hasta la invasión napoleónica, los condenados por herejía, nigromancia, o por judaizar, eran obligados a llevar un sambenito de lana, de color blanco o amarillo, estampada con la cruz de San Andrés, y también con llamas,  y otros símbolos que indicaban al tipo de condena a que sería sometido el reo. Además del sambenito, los sentenciados llevaban una coroza, sombrero alto de papel prensado en forma de cono o de mitra. 


Vestidos de esa guisa, eran obligados a desfilar descalzos y con un gran cirio encendido en la mano por las calles de la ciudad o pueblo, para que sufrieran escarnio público.

Si el destino del reo era la hoguera, esta era su última vestimenta, pero aunque no fuera así, una vez cumplido el castigo, el sambenito se colgaba en la iglesia junto al nombre del reo y de su familia, para que nadie olvidara nunca su culpa.

Goya Tribunal.Flammenhut
El Tribunal de la Inquisición, de Goya

viernes, 22 de noviembre de 2013

Canciones sefardíes (III): Morena

Morena (o Morenika en otras versiones) es una de las canciones sefardíes más populares y extendidas.

Se trata de una interpretación del Cantar de los Cantares del Rey Salomón, donde El Bien Amado y la Bien Amada se prometen y describen uno al otro al momento de hacer sus votos, concretamente  la parte en la que ella se proclama morena por haber estado expuesta al sol.

Se solía cantar en las bodas, por su tono marcadamente sensual.

Aparece recogida en la obra Arte grande de la lengua castellana de Gonzalo Correas en 1626 como: 

“Aunque soy morena, blanca yo nací, a guardar ganado la color perdí” 

y también en la comedia de Lope de Vega Servir a señor discreto, encontramos una cancioncilla que reza:

 “Mariquita me llaman los carreteros, Mariquita me llaman, vime con ellos”



Aquí os dejo la letra, y un video de Al-Andaluz Project, con la maravillosa voz de Mara Aranda como vocalista, en una interpretación muy expresiva del texto:

Morena me llaman,
yo blanca nazi,
de pasear, galana,
mi color perdi.

D'aquellas ventanicas,
m'arronjan flechas.
Si son de amores,
vengan derechas.

Vestido de verde
y de alteli.
Qu'ansi dize la novia
con el chelibi.

Escalerica le hizo
de oro y de marfil.
Para que suba el novio
a dar qiddushim.

Dizime galana,
¿si queres venir?
Los velos tengo fuertes,
non puedo yo venir.

Morena me llama
el hijo del rey.
Si otra vez me llama
yo me voy con el.

Morena me llaman
los marineros.
Si otra vez me llaman
yo me voy con ellos.

Morena me llaman,
yo blanca nazi.
El sol del enverano
a mi me hizo ansi.

Nota: quidusshim ó kidushin es el nombre que recibe en hebreo el matrimonio



lunes, 18 de noviembre de 2013

Tarazona

Tarazona es un municipio zaragozano, situado en un cruce de caminos entre Aragón, Navarra, La Rioja y la provincia de Soria. Es capital de la comarca de Tarazona y el Moncayo.

Barrio del Cinto, con el Palacio Episcopal y la torre de la iglesia de Sta. María Magdalena

Su rica historia es palpable cuando se visitan calles y plazas. De fundación íbera, tras la conquista romana pasó a denominarse Turiaso y a tener gran importancia económica y defensiva. Luego fue visigoda y árabe, siendo conquistada en 1119 por Alfonso I el Batallador. Debido a su estratégica posición, durante la Reconquista, pasó de manos aragonesas a castellanas y viceversa, siendo siempre una ciudad fronteriza. Finalmente, tras la unión de Castilla y Aragón, su importancia decae.

Torre mudéjar de la Catedral

El patrimonio artístico de Tarazona es muy destacable. Posee una de las catedrales gótico-mudejar más bellas de la zona, Santa María de la Huerta, la iglesia de Santa María Magdalena, del s. XII, románico-mudejar y numerosos conventos, debido a su condición de sede episcopal.

Vista desde el Cinto de la zona nueva, con la Plaza de Toros

Otros edificios notables son: el Palacio Episcopal, de origen árabe, que fue también residencia de los reyes de Aragón, la Casa Consistorial, de estilo renacentista con un curioso friso sobre la entrada de Carlos V en Bolonia para ser coronado emperador, y de manera muy singular, la Plaza de Toros Vieja, del s. XVIII, con planta octogonal y formada por bloques de viviendas.

Casa Consistorial


Interior de la Plaza de Toros

En lo festivo, Tarazona es conocida por la celebración del Cipotegato el 27 de agosto. Un personaje encapuchado y con un disfraz de arlequín, debe abrirse paso entre una multitud entre una lluvia de tomates. Si lo consigue, es aupado a la escultura que hay en la plaza del Ayuntamiento.

Cipotegato2007
Celebración del Cipotegato en 2007

Si os animáis a ir a Tarazona, es también recomendable visitar el Monasterio de Veruela, a pocos kilómetros de distancia y al pie del Moncayo. Y para completar la jornada, y comer buena carne, justo enfrente, se encuentra el restaurante La corza blanca, sencillamente magnífico.

Tarazona judía

El pueblo tiene dos juderías prácticamente contiguas: la Vieja y la Nueva (barrios de La Rúa y Nuevo, en la actualidad), que conforman un conjunto bastante pintoresco y bien conservado. De las dos sinagogas que hubo en su día, la Mayor y la Menor,  está localizada y señalizadas en su solar la primera, junto a la llamada Casa de Bécquer.

 Por toda la zona de las juderías hay una serie de paneles informativos sobre los distintos aspectos de la vida de la comunidad: costumbres, reglamentación, religión, etc

Panel Informativo en la Judería


Calle de la Judería

En el momento de la expulsión, la aljama tenía entre 250 y 300 habitantes. Casi la mitad opta por el bautismo, destacando las familias Santángel y Santa Fe (éstos últimos alcanzaron la nobleza), mientras el resto huye principalmente a Navarra y a distintos puntos del mediterraneo.

El personaje judío más famoso nacido en Tarazona es sin duda Moshé Portella, baile (juez) de Aragón, y hombre fuerte del reino

Casas colgadas de la Judería

Tarazona es un raro caso que destaca por su labor de recuperación y difusión de su pasado judío gracias a la Asociación de Amigos de la cultura judía de Tarazona "Moshe Portella", muy activa y pionera en Aragón. Tienen un Centro de Interpretación que forma parte del proyecto de la Diputación de Zaragoza "Aragón, espacio de Sefarad".

A principios de agosto se celebran las jornadas festivas El retorno de Sefarad, de la que dimos cumplida cuenta en este blog.

Para más información, aquí os dejo una muy completa Guía de la Judería de Tarazona en formato pdf.

jueves, 14 de noviembre de 2013

La España herética

La España herética, es el título de una serie de TVE emitida durante el año 1986, y también de un libro editado por la editorial Icaria, ambos escritos por Victoria Sendón de León, filósofa, militante feminista y profesora.

El libro y la serie están dedicados, como se puede deducir, a la reivindicación firme e incluso vehemente de una serie de personajes y corrientes culturales al margen de la historia oficial y ortodoxa del suelo patrio:  Prisciliano, Sefarad, sufíes, templarios, Ramón Llull, las brujas, los alumbrados....


Pese a sus evidentes defectos, como puedan ser la falta de profundidad (se trata, en cualquier caso, de un material divulgativo), la profusión de insinuaciones no del todo bien traídas y el tono combativo y crispado, el libro no deja de tener virtudes.

No he tenido ocasión de revisionar la serie, ya que creo que no ha sido repuesta nunca, pero sí de releer el libro, que aún está disponible en las tiendas del ramo. En aquel entonces ambos me causaron una fortísima impresión que, pasados los años, se ha atemperado bastante.

En cualquier caso, es un libro recomendable si se desea tener una primera aproximación a estos temas, especialmente el que nos ocupa. El capítulo dedicado a lo sefardí es breve, como los demás, apenas 35 páginas, pero contundente y sin concesiones y es posible que deje al lector con ganas de saber más, lo cual no deja de ser interesante.

domingo, 10 de noviembre de 2013

75 aniversario de "La noche de los cristales rotos"

En la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938 se desencadenó en Berlín y por extensión en todo el país y Austria uno de los sucesos más tristes y lamentables de la historia reciente de Alemania. Por radio, se había emitido la noticia de que el diplomático alemán Ernst von Rath había sido asesinado a manos de un joven judío como represalia por la deportación de su familia a Polonia.

Esa fue la excusa que prendió la mecha y por la noche, en una incontrolable oleada de violencia, muchos individuos se lanzaron a las calles destrozando comercios de ciudadanos judios (los cristales rotos de los escaparates dieron nombre al suceso), sinagogas, cementerios, escuelas y casas.   

Cerca de un centenar de personas fueron asesinadas, y unas 30.000 deportadas. Las víctimas fueron obligadas por el gobierno a limpiar y reparar los desperfectos y las indemnizaciones de las aseguradoras les fueron confiscadas. Además fueron forzados a pagar una multa de mil millones de marcos.

Los disturbios, que pretendieron pasar por espontáneos, habían sido en realidad orquestados por  el III Reich, con Goebbels tras las bambalinas, en lo que es considerado desde la perspectiva histórica como el preludio del Holocausto.

Le Mémorial aux juifs assassinés dEurope (Berlin) (2704805986)

En aquel entonces, los sefardíes europeos se concentraban principalmente en los Balcanes, Grecia, Yugoslavia y Bulgaria. Con el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial, al extenderse el conflicto por todo el continente, el destino de nuestros compatriotas, salvo contadas excepciones fue el mismo que el de los judíos alemanes: confiscación de bienes, humillaciones, trabajos forzados y deportación a los campos de exterminio. Comunidades enteras, como la de Salónica desaparecieron en su práctica totalidad.

En España, sumida en plena Guerra Civil, la noticia del pogromo fue justificada y aplaudida por el bando franquista, mientras el Gobierno de la República condenaba firmemente los hechos.

Traspasados los umbrales del siglo XX, una vez más, estamos siendo testigos de como, lenta pero inexorablemente, de la mano de las crisis económicas, políticas y de valores, el fantasma de la intolerancia y la xenofobia vuelve a planear sobre nuestras cabezas una vez más. Me parece un excelente momento para recordar las palabras del pastor luterano alemán Martin Niemöller:
«Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,
Cuando vinieron a por los judíos,
no pronuncié palabra,
porque yo no era judío,
Cuando finalmente vinieron a por mi,
no había nadie más que pudiera protestar.»

miércoles, 6 de noviembre de 2013

La Sinagoga de Córdoba

La Sinagoga de Córdoba es la única que permanece en pié en Andalucía, y una de las pocas que quedan en Sefarad. Se encuentra en la calle Judíos, calle paralela a la muralla árabe y cercana a la Puerta de Almodóvar. Justo enfrente está la Casa de Sefarad, y un poco más adelante el Zoco artesano.

Inscripción fundacional


Fue construida en el año 1315 por el alarife (arquitecto) Isaq Moheb, tal y como dice una inscripción en su interior, en una época en la que Córdoba era cristiana, ya que fue conquistada por las tropas de Fernando III el Santo en 1236.

Muro Sur y Tribuna de las mujeres

Se accede al edificio pasando por un pequeño patio anejo a la sala, con la que comunica por medio de una puerta con arco de medio punto. Desde allí se accede a un pequeño vestíbulo que da acceso por una escalera a la planta superior, donde está la Tribuna de las mujeres, una balconada por la que éstas se asomaban a la Sala de Oración.

Muro Norte

Lo primero que sorprende al visitante que accede al interior de la Sala de Oración son sus reducidas dimensiones, aunque se han encontrado en la casa contigua restos que hacen pensar que en su día pertenecieron a la Sinagoga. El templo debía ser necesariamente pequeño, pues las autoridades eclesiásticas impedían la construcción de un edificio mayor o más ostentoso.

La decoración interior es de yesería y recuerdan a los palacios nazaríes de la misma época. Está salpicada de inscripciones hebraicas, que en origen estaban policromadas.

Muro Oriental

En el Muro Oriental hay una pequeña sala a la que se accede por un arco de medio punto cegado, con unas hornacinas en las que se guardaban los rollos de la ley y la Torá.

En la parte superior del Muro Sur y el Muro Norte hay unos ventanales con arcos de medio punto que proporcionan luz natural a la estancia.

Muro Occidental

En el muro Occidental se encuentra el arco más rico, lobulado, que enmarca un pequeño nicho en  el que sin duda se situaba el rabino. 

Aquí os dejo también una visita virtual de Artencórdoba:




sábado, 2 de noviembre de 2013

Sospechosos habituales (II): Luis de Torres

Yosef Ben Ha Levy Haivri, conocido por su nombre cristiano de Luis de Torres, fue uno de los expedicionarios que acompañaron a Cristóbal Colón en su primer viaje a América.

De origen judío, desempeñó el cargo de trujamán (traductor) de Juan Chacón, adelantado del reino en Murcia, al que acompañó en la campaña de la conquista del reino de Granada. 

Hablaba hebreo, mozárabe, arameo y árabe y fue reclutado para la expedición por el propio Almirante, ya que consideró que en las tierras a las que se iba a arribar, sería imprescindible contar con sus servicios. Algunas fuentes citan que por su conocimiento del árabe, otras que por que se pensaba encontrar comerciantes hebreos en Asia e incluso se afirma la posibilidad barajada por los expedicionarios de toparse con las 10 tribus perdidas de Israel en el otro lado del mundo.

Nuestro hombre no es sospechoso de ser converso, puesto que está fehacientemente comprobado que lo era, sino de judaizar más o menos abiertamente, ya que se convirtió al catolicismo prácticamente al pie de la carabela.  Recuerdo como, en mis años escolares, se nos explicaba que la tripulación enrolada camino a las Indias estaba formada por ex-presidiarios y todo tipo de chusma. La verdad es muy diferente. En realidad está comprobado que al menos un tercio de la tripulación eran experimentados marinos judeoconversos, seguramente en busca de una nueva vida lejos del yugo del Santo Oficio.

Columbus Taking Possession
Colón llega a América de Gergio Deluci

Al llegar a La Española, fue enviado por Colón, junto con Rodrigo de Jerez a una expedición al interior de la isla, donde fueron recibidos con grandes honores en un poblado tahíno, en el que fueron los primeros europeos que vieron fumar tabaco a los nativos.

Cuando Colón regresa a España, Luis de Torres se queda en la isla en el llamado Fuerte La Navidad, construido con los restos de la Nao Santa María, encallada el día de Navidad de 1492, junto con otros 38 hombres. A la vuelta de Colón a La Española, encuentra el fuerte destruido y ningún hombre con vida. Al tratar de investigar lo sucedido, conoce por boca de los nativos que los españoles habrían protagonizado graves enfrentamientos internos así como asaltos a mujeres indias, lo que causó la consiguiente represalia y masacre.

A partir de aquí hay toda una serie de especulaciones, no suficientemente comprobadas, sobre el retorno al judaísmo de los habitantes del Fuerte, especialmente Luis de Torres. Según algunas crónicas, nuestro hombre podría haber liderado una rebelión, dada su condición de hombre letrado, y así mismo haber instado a los nativos a que no profesaran la nueva fe llevada por los cristianos.

En la actualidad, al menos dos cementerios judíos en Iberoamérica reciben el nombre de "Luis de Torres", al que se le denomina habitualmente "el primer judío que pisó el Nuevo Mundo".

martes, 29 de octubre de 2013

La Biblia de Cervera

La Biblia, como Libro Sagrado entorno al cual se orquesta la espiritualidad del pueblo judío, constituyó durante la Edad Media uno de los mejores soportes en los que materializar su ideal artístico de belleza aplicado a los objetos utilizados en el cumplimiento de los preceptos, o Hidur Mitzvà, si bien completamente influenciado por la cultura imperante cristiana y/o islámica.

El Libro era un objeto muy preciado y cuidado, pero debido a las persecuciones y destrucciones sistemáticas, nos han llegado muy pocos ejemplares conservados en buen estado, por lo que los pocos que han sobrevivido, tienen un singular valor.

La Biblia de Cervera es una de las más antiguas y expléndidas biblias medievales sefarditas que se conservan. Fue localizada a principios del siglo XIX en los Paises Bajos, adonde llegó con una familia de judíos expulsados de Portugal. Actualmente se encuentra en la Biblioteca Nacional de Portugal, siendo considerada una de sus piezas de más valor.

Menorah de Zacarias

Se trata de un códice manuscrito sobre pergamino, en lengua hebrea, que fue realizada entorno a 1299-1230 en la localidad leridana de Cervera.

Fl- 435v-436 Biblia de Cervera

El códice está formado por 226 folios, escritos a dos columnas y profusamente iluminado con motivos mozárabes y judíos. Tiene unas dimensiones de 282 x 220 mm y comprende los libros del Antiguo Testamento, una massorah (colección de explicaciones sobre textos bíblicos) y un tratado gramatical del Rabí David Qimhi. La grafía está dispuesta de derecha a izquierda, que es lo natural en lengua hebrea.

Colofón del iluminador
La calidad de las ilustraciones es magnífica, así como su estado de conservación. Además, y esto lo hace más valioso si cabe, es uno de los pocos libros de los que se conoce la identidad del copista, Samuel Ben Abraham ibn Nathan, y del iluminador, Joseph Asarfati, cada uno de los cuales tiene su página de colofón, estándo la de este último escrita en unos curiosos caracteres zoomórficos.

No me quiero imaginar cuantas obras maravillosas como esta habrán sido pasto de las llamas durante los siglos, aunque siendo optimista cabe pensar ¿cuantas habrá aún ocultas en algún recóndito agujero?